7 de mayo de 2010

Try to find...

Mis pulmones se congelaban al inhalar nuevas bocanadas de aire mientras corría bajo aquel manto nocturno que cubría la calle. La triste e inquietante luz que desprendía la luna aquella noche, era lo único que iluminaba el oscuro camino. Sin embargo, las nubes empezaron a emerger y el camino se empezó a desvanecer por la tormenta que se avecinaba aquella noche. Y yo seguía corriendo... No sabía en qué dirección ir, qué camino tomar; simplemente, huía. Fue entonces cuando llegué a aquel precipicio, un precipicio que ya conocía: el abismo que se cernía bajo mis pies me saludaba con el rugido del mar, la brisa que acariciaba mi cuerpo era fría y empezaba a traer consigo las primeras gotas de lluvia que camuflaban mis lágrimas. Entonces me giré, asustado, y le vi vestido de oscuro, como siempre, sin expresión en su cara. "Te dije que no te quería volver a ver", le grité. Me miró fijamente y comenzó a dar pasos hacia mí. "¡Aléjate! ¡No te acerques!" le ordené. Él se paró y me respondió "Pues salta..." Me giré, de nuevo, hacia el precipicio. A mis espaldas sabía lo que me esperaba, era una carta segura; mientras que delante... No sabía qué pasaría si saltaba; sólo veía el abismo y escuchaba la fuerza del mar. No sabía a qué destino llegaría... pero no estaba dispuesto a volver a aquel lugar, a echarme para atrás otra vez; así que... salté. A medida que iba cayendo, sentía como mi cuerpo avanzaba a más velocidad. La adrenalina y el miedo se apoderaban de mí. Cada vez escuchaba más fuerte como las olas colisionaban con la roca. De repente, unos segundos antes de estamparme contra el suelo, una luz iluminó toda la oscuridad; unos brazos cálidos me agarraron y tiraron de mí hacia arriba. Por una parte, deseaba ver el rostro de la persona que me había salvado; por otra, me atemorizaba saberlo. Pero mi corazón habló por mí y mis ojos guiaron mi mirada a la suya. Sus ojos, su rostro, sus labios, su pelo... Tenía que ser ella. Una leve sonrisa emergió de mis labios y me aferré más que nunca a sus brazos. Ella me abrazó y me besó. Por fin, experimenté eso que siempre me había preguntado. Eché una última mirada a la figura del acantilado y me dije a mi mismo: “Adiós, Manuel...” Me despedí de mi parte negativa, mientras sentía la suave brisa marina. Por fin, respiraba en calma; por fin, la había encontrado.

Porque solo hay dos cosas por las que te puedes arriesgar: tú mismo y tu ángel... Cancioncilla de Breaking Benjamin; últimamente, tengo verdadera obsesión con este grupo. ¿El asunto? Aún no me he tirado por el acantilado; espero con miedo ese día porque... empiezo a intentar buscar mi sitio en el diario de Jane...


8 comentarios:

  1. JO-DER!
    Que texto tan acojonante no? yo estaba cagada cuando lo del acantilado =S
    Pero manu como escribes asi de bien :(
    Jo!
    BB(L)
    Que tal van los Elfos?
    Te quiero

    ResponderEliminar
  2. Siempre hay alguien abajo para salvarte. adiós parte negativa.
    Do you like that?
    No me extraña que sientas verdadera obsesión. Son unos genios!!!

    te quiero bro

    ResponderEliminar
  3. Gracias chicas! BB, verdaderos ARTISTAS. Y mira que los conozco desde hace tiempo... Lástima que el cantante tenga Phobia a volar y no haga conicertos por Europa :S Ya iremos a EEUU a verles :DD

    ResponderEliminar
  4. siiiii tenemos que ir a EEUU a verles, por fa por fa por fa!!!!!

    ResponderEliminar
  5. SEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEHHHH
    Yes we gooooooooooooooooo!!
    Pero esta vez de verdad!

    ResponderEliminar
  6. Si todo va bien en 3 años tendremos pisito en L.A. jajaja Y veremos tambien a BLG!! Mientras tanto... Canada 2011 :D

    ResponderEliminar
  7. siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii

    EEUU esperanos que pronto iremos!! Canadá ya estamos lleganado!!!

    ResponderEliminar
  8. ME VOY A PRESTITUIIR QUE AÑO MAS AJETREADOO EL MIOO!! LA MAIIDE DEL CORTEEEROOO!!!
    BLG?! BLG, BB Y DAUGHTRY!
    Y ya me corro viva jaajajajaja
    Vamos que nos vamos ya nos queda menos :D

    ResponderEliminar