31 de agosto de 2011

And let it go...

¿Juegas tú con tu destino o éste juega contigo? Puedes tener un objetivo muy claro, pero cada paso que das supone enfrentarte a la incertidumbre de si vas bien encaminado. Por mucho que pienses si vas en la dirección correcta, no lo sabrás porque, al fin y al cabo, no sabes qué te va a deparar el futuro. ¿Cómo puedes saber si vas por la senda correcta? Muchas preguntas y ninguna respuesta lógica; sin embargo, yo tengo un arma de doble filo que combate contra este enemigo: la intuición y la fe en uno mismo. ¿Quieres? Puedes. ¿Crees? Entonces, lo sientes. Por tanto, ¿cómo sabes que haces lo correcto? No es algo que se halle tras una ecuación matemática, no es algo que siga una lógica; es algo en lo que crees y sientes por dentro. 

No tengo ni idea de qué me va a deparar el futuro, ni sé qué sendas se me van a presentar. Sólo sé que estoy haciendo lo correcto, que por cada paso que doy más vivo me siento. Porque, como un hombre sabio dijo, yo soy el amo de mi destino, soy el capitán de mi alma.

Entonces, destino ¿juegas tú conmigo o lo hago yo contigo? Ninguna de las dos cosas... ni él, ni yo somos idiotas.


22 de agosto de 2011

Decisions, decisions...

"[...] Sólo digo que esperar es de pacientes, pero también de cobardes. Actuar es de insensatos, pero también de valientes. Entonces, ¿qué soy? ¿Un cobarde sensato o un valiente impaciente?"